lunes, 15 de febrero de 2010

Amaneciéndole


Sólo ahora que estamos,
ahora que estamos solos
vengo y te escribo
y sin venir, te escribo igual;
puedo escribirte en la cara
en las mismas palmas,
más allá del ojo y también
dentro de él.

Tu pupila se pone difícil
cada vez que acerco la
punta del lápiz y me da
cobardía al igual que a ti,
así que mejor escribo sobre
tu nariz, qué mejor lugar
para irse a escribir más
cosas de las que pienso.

Más tarde la naríz
sangraba, era todo mi culpa
pero no me culpaste, me
nombraste como quien
podía curarte, y enseguida
me fui a escribir al cuaderno
sin haberte ayudado, te
curaste solo mientras yo
escribía sobre alguna hoja
media suelta y sin inmutarme.

Cuando era la hora de tomar
once, solté mi lápiz, me dirigí
a la pared blanca y comencé
a dibujar obsenidades, dibujé
por más de 46 minutos sin
parar hasta cuando la pared
ya se había desteñido.

-¡Qué vanidad más irremediable!-
Así decían apuntandome
horrorizados con los ojos bien
grandes y yo sintiéndome
inmune a lo que dijeran, miré
mis manos negras por el carboncillo
y fui a dormir, cuando la mañana
no llegó hasta que desperté.-

1 comentario:

  1. Intentando no herir, tal vez callaste verdades, y te hiciste una herida que se acostumbra y anestecia.
    Me encantó

    ResponderEliminar

Diríjame la palabra

Textos anteriores

Audrey Hepburn

Loading...

Goldie Hawn

Loading...

Fred el vándalo

Loading...

Twggy, 60's

Loading...

Betty Davis 30's

Loading...